“El portafolio de Alicia”, de Gabriela Nemiña

Alicia Pifarré estudiaba letras y enseñaba en escuelas primarias de Neuquén cuando fue secuestrada durante la última dictadura cívico militar. El recuerdo de su excelente labor como maestra permanece intacto entre quienes la conocieron.

Desde 2016, el Centro de Documentación tiene el honor de llevar el nombre de quien fuera una de las mayores promesas del teatro y las letras neuquinas.

Compartimos con ustedes el relato “El portafolio de Alicia”, de la escritora y ex compañera del CeDIE Gabriela Nemiña.

También pueden escuchar el audio del relato, grabado por Fernando Barraza.

https://chirb.it/IGLgaP

El portafolio de Alicia

dsc01861

Alicia iba y venía con su portafolio marrón. Era un típico portafolio de los años setenta. De cuero, manija corta, con un bolsillo adelante y dos broches trabando la tapa.

Alicia lo ayudaba a planificar desde que se enteró en una reunión de amigos que él no sabía cómo hacerlo. Los dos tienen 5º grado. Él era maestro pero siempre trabajó en Adultos, en educación no formal, en las ligas agrarias, en la campaña de alfabetización. No sabía de requisitos escolares. Ella se ofreció enseguida, ni bien supo que lo habían echado de la Universidad y que estaba dando clases en una escuelita de barrio en Cipolletti. Chicos pobres, marginados, hijos de peones rurales y trabajadores golondrina.

Pasaban la tarde planificando y, a veces, Alicia dejaba su portafolio para no irse tan cargada a alguna de sus muchas actividades. Estudiaba Letras, era actriz, titiritera, cantaba.

Dicen que una compañera la escuchó cantar y reconoció su voz, desde otra celda, en otra “escuelita”, más macabra, en Bahía Blanca.

Nunca volvió a buscar su portafolio.

Él no la pasó mucho mejor, aunque salvó la vida. La tortura lo dejó sordo. No puede ir al teatro ni escuchar música y sólo ve cine subtitulado.

Cuando volvió del exilio la familia y los compañeros le habían guardado las pocas cosas que quedaron en su casa. Ahí estaba el portafolio de Alicia. Trató de hacérselo llegar a su familia, pero no fue posible. Tal vez hay recuerdos que duelen demasiado.

Y así, mudanza tras mudanza, el portafolio de Alicia va y viene con él, a través de los años.

Hace un tiempo inauguraron en Neuquén la única sala teatral de la Patagonia con aro magnético para sordos. Se llama Alicia Pifarré. Me gusta pensar que es un regalo de ella por cuidarle su portafolio.

                                                                                   gabriela nemiña, junio 2015

Compartinos en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

No se admiten más comentarios