Elefantes hay muchos… Pero hay un solo Polidoro

Edición Homenaje Cuentos de Polidoro, Buenos Aires, Ministerio de Educación de la Nación, 2014.

En la Biblioteca Ambulante “El Árbol de Lilas” puede consultarse la edición homenaje de la célebre colección Cuentos de Polidoro del Centro Editor de América Latina (CEAL). Reedición publicada en 2015 en cinco tomos por el Ministerio de Educación en el marco del Plan Nacional de Lectura, la colección original podía encontrarse “en todos los quioscos y librerías” los días miércoles durante 1967-1968; estuvo conformada por ochenta títulos y actualmente es considerada por especialistas de distintos ámbitos como una renovación significativa en el ámbito editorial, específicamente en la literatura destinada al público infantil.

Judith Gociol, periodista e investigadora de temas culturales, ha señalado durante la presentación de esta edición homenaje en la 41ª Feria Internacional del Libro, que Boris Spivacow, editor responsable del CEAL, tenía la agudeza para “inventar públicos, de crearlos…”. De este modo, como trasfondo ideológico de esta colección ideada por Spivacow en conjunto con la escritora Beatriz Ferro, directora de la colección y Oscar Díaz, director de arte, existió un “trabajo de pensamiento de las infancias como protagonistas de la historia local”, según enfatiza Pablo Medina, maestro fundador y referente de la Asociación Civil La Nube, biblioteca especializada en infancia y adolescencia; matriz de pensamiento que las sucesivas dictaduras militares se encargaron de destruir.

En cuanto al aspecto de renovación que significó el proyecto, Isol, dibujante e ilustradora argentina impulsora de esta reedición, destacó la convocatoria de artistas plásticos para un proyecto literario; convocatoria que iba a tono con prácticas sesentistas en las que artistas, intelectuales, gestores culturales de campos disciplinarios disímiles funcionaron a modo de aliados. Cuentos de Polidoro, comenta Amparo Rocha Alonso en Más libros para más. Colecciones del Centro Editor de América Latina, un repaso de todas las colecciones que esa editorial puso en circulación, constituyen “una excelente muestra de la creatividad plástica argentina que en esos años se alió a las nuevas corrientes del diseño”. Isol también dirá: “Cuando me convertí en ilustradora, los Polidoro fueron una referencia, una herencia cultural”. Reconocidos ilustradores como Sábat, Oski, Barnes, Napoleón, Grillo, dieron sus primeros pasos dentro de esta colección y le otorgaron una impronta “divertida, ágil, vital”, según Mariana Díaz, hija del director de arte.

En cuanto al aspecto literario, merece ser destacada la labor que significaron las operaciones discursivas de traducción, recreación, libre versionado y adaptación por parte de escritores como Cristina Gudiño Kieffer, Horacio Clemente, Inés Malinow, la ya mencionada Beatriz Ferro, entre otros, de clásicos de la literatura universal y de mitos y cuentos tradicionales de nuestro continente. La edición homenaje no incluye la totalidad de títulos que conformaron la colección original, sino una selección reagrupada de la siguiente manera: Tomo 1 Las aventuras de Don Quijote; Tomo 2 Los clásicos; Tomo 3 Historias de América; Tomo 4 Mitos y cuentos tradicionales; Tomo 5 Más y más cuentos.

Con todo, la recuperación por parte del Ministerio de Educación de la Nación de Cuentos de Polidoro significó “recuperar un gran momento de la historia argentina, recuperar el proceso histórico de aquellos militantes”, palabras de Pablo Medina, a quien hemos aludido en el segundo párrafo. Esta recuperación significó, además, replicar la intención original que el Centro Editor de América Latina se había propuesto, nada menos que la democratización de la cultura, tarea que ningún poder logró detener.

Durante los años en los que el Plan Nacional de Lectura funcionó, 350.000 ejemplares de esta colección han sido distribuidos en escuelas de nivel inicial y primario y en Institutos Superiores de Formación Docente. Es necesario recalcar que Cuentos de Polidoro dio por inaugurada una tradición que la colección de Los cuentos de Chiribitil (editados posteriormente por Eudeba y reeditados recientemente por la misma editorial) profundizó, y más adelante continuaron otras colecciones.

 

Pablo Iglesias

Referencias Bibliográficas

AA.VV., Más libros para más. Colecciones del Centro de Editor de América Latina, Buenos Aires, Ediciones Biblioteca Nacional, 2007, pp. 35-39.

Gociol, Judith, “Centro Editor de América Latina. Una fábrica de Cultura”, en Cuadernos de la BN, Publicación bimestral de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Año 1, Nº 5.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Compartinos en las redes socialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

No se admiten más comentarios