INOLVIDABLES MAESTROS HACEDORES DE FUTURO

El Gobernador del Territorio de Neuquén, General Manuel Olascoaga, estableció en 1884 la capital territoriana en Campana Mahuida. Olascoaga pidió el nombramiento de la docente Marciala De Billoti para que se desempeñe en la que hubiera sido la primera escuela del territorio. Lamentablemente, el establecimiento educativo no llegó a funcionar.

En 1886, los empleados de la administración que se dirigían hacia Campana Mahuida desde Carmen de Patagones no pudieron llegar: el frío, el terreno de difícil acceso y la nieve enfermaron a muchos de ellos, incluso a los maestros; varios docentes renunciaron antes de llegar y, merced a lo dificultoso del arribo a Campana Mahuida, se decidió que la capital pase a establecerse en la localidad de Ñorquín.

Allí, en la localidad de Ñorquín, el maestro sin título docente fue Pedro De Marchi, un cabo del ejército que daba clases en una tienda de campaña. Llegó a tener sesenta y cuatro alumnos. El Consejo Nacional de Educación lo nombró preceptor por carecer de título; no obstante, se reconoció su abnegada tarea realizada, sin sueldo, durante meses.

De Marchi fue reemplazado por la docente Desideria Landestoy, quien sería maestra, años más tarde, de Don Gregorio Álvarez y de Laurentino Olascoaga.

En 1887 la capital del territorio era Chos Malal, elegida por el agua y los terrenos fiscales que abundaban a diferencia de Ñorquín, donde las tierras tenían dueño. Por aquel entonces, el número de analfabetos era elevado: muchos padres se mostraban reticentes de enviar sus hijos a las escuelas dado que preferían que trabajaran en las huertas, entre otros motivos. Las escuelas se levantaban en la línea de los fortines.

Los maestros territorianos fueron los estoicos protagonistas que vivieron los cambios y las decisiones del Consejo Nacional de Educación impartidas por sus representantes, los inspectores. Gracias a ellos fue posible la lucha contra el analfabetismo, erradicar las escuelas rancho y enfermedades contagiosas, logrando un presente optimista y un futuro con más oportunidades.

En 1904, la capital se trasladó a la Confluencia de los ríos Neuquén y Limay. En esa zona se creó la primera Escuela Mixta Nº 1, cuyo Director fue el maestro Thames Alderete.

 Hoy saludamos a maestras y maestros que trabajan en las escuelas de toda la provincia, con el mismo entusiasmo y vocación que inspiraba a los pioneros de la educación en la época de los Territorios Nacionales.

Para más información sobre la historia de las escuelas neuquinas ingresar aquí

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Compartinos en las redes socialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

No se admiten más comentarios